Recuperación

Recuperación - Oxidine

Incrementamos el ahorro, en el consumo y a nivel económico, implementando tecnologías avanzadas en los procesos de recuperación de aguas pluviales y grises. Disponemos de plantas piloto para realizar desarrollos personalizados y comprobar los resultados obtenidos y los costes del proceso.

La recuperación del agua es un proceso muy importante que se lleva acabo mediante distintos métodos de tratamiento, que ayudan a su reutilización y evitan la contaminación en el medio ambiente. Debe sufrir un proceso de depuración para adecuarla a los usos para los que se pretende recuperar. Los tipos de agua y los usos deben cumplir con el RD 1620/2007, que tiene por objeto establecer el régimen jurídico para la reutilización de las aguas depuradas.

Existen múltiples aplicaciones y procesos, en los que se utiliza el agua en grandes cantidades y que con un simple tratamiento adecuado, puede ser otra vez utilizado en el mismo proceso. Además, a estas agua no solo se puede recuperar su calidad del agua, sino que puede ser recuperado el calor o el frio, generando un importante ahorro en el tiempo.

Aguas Pluviales

Procedentes de la lluvia, con una baja concentración de sales y sólidos, son aptas para usos no potables con un coste muy bajo. Podemos recogerlas de tejados, terrazas y zonas hormigonadas.

Aguas Grises

Provienen de duchas, lavabos, lavadoras o procesos que permiten utilizar agua de fases secundarias, con menor contaminación, en fases primarias con mayor grado de contaminantes.

Depuración & Regulación

El agua debe sufrir un proceso de depuración para adecuarla a los usos para los que se pretende recuperar, cumpliendo lo establecido por la legislación vigente en el RD 1620/2007.

El Agua, Previsiones

El agua es esencial para la supervivencia de todas las formas conocidas de vida. El término agua generalmente se refiere a la sustancia en su estado liquido. El agua cubre el 71% de la superficie de la Tierra, se localiza principalmente en los océanos donde se concentra el 96,5% del agua total, los glaciares y casquetes polares poseen el 1,74%, los depósitos subterráneos y los glaciares continentales suponen el 1,72% y el restante 0,04% se reparte en orden decreciente entre lagos, humedad del suelo, atmósfera, embalses, ríos y seres vivos.

El agua circula constantemente en un ciclo de evaporación, precipitación y escorrentía hacia el mar.

Se estima que aproximadamente el 70% del agua dulce es usada para agricultura. El agua en la industria absorbe una media del 20% del consumo mundial, empleándose en tareas de refrigeración y como disolvente de una gran variedad de sustancias químicas. El consumo doméstico absorbe el 10% restante.

El agua es esencial para la mayoría de las formas de vida conocidas. El acceso al agua potable se ha incrementado durante las últimas décadas en la superficie terrestre. Sin embargo se estima que uno de cada cinco países en vías de desarrollo tendrá problemas de escasez de agua antes de 2030. Para producir alimentos y bienes se consumen muchos m3 de agua.

Recuperacion3

La Asamblea General de Naciones Unidas, aprobó el 28 de julio de 2010, una resolución que reconoce al agua potable y al saneamiento básico como derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos.

Los humanos llevamos mucho tiempo depositando nuestros residuos y basuras en la atmósfera, en la tierra y en el agua. Esta forma de actuar hace que los residuos no se traten adecuadamente y causen contaminación. La contaminación del agua afecta a las precipitaciones, a las aguas superficiales, a las subterráneas y como consecuencia degrada los ecosistemas naturales. El crecimiento de la población y la expansión de sus actividades económicas están presionando negativamente a los ecosistemas de las aguas costeras, los ríos, los lagos, los humedales y los acuíferos.

Aguas Pluviales

El agua pluvial, es el agua proveniente de la lluvia, con una baja concentración de sales y sólidos, que puede ser utilizada para usos no potables, con un coste para ser utilizada muy bajo. La podemos recoger de tejados, terrazas, zonas hormigonadas.

Las superficies de captación pueden ser diversas y hay que considerar el efecto que a nivel cuantitativo y cualitativo producen en el agua recogida. A nivel cualitativo hay que tener en cuenta las limitaciones de los tejados verdes (aportación de nutrientes), los tejados asfálticos (aportación de hidrocarburos) o los tejados metálicos (aportación de iones metálicos), así como las limitaciones según las normativas específicas de los tejados de fibrocemento o amiantos, cobre, zinc.

Previo a la entrada en los depósitos de acumulación, se debe instalar un filtro para evitar la entrada de suciedad en los depósitos de almacenaje que pueden causar averías de funcionamiento del sistema y/o empeorar la calidad del agua almacenada. Los filtros que sirven para el agua de lluvia procedente de tejados y terrazas no pueden limpiar correctamente las aguas contaminadas de carreteras y aparcamientos, estos deben disponer de sistemas para retención de hidrocarburos.

El objetivo del almacenamiento de agua de lluvia es acumular con las mejores garantías de calidad el agua procedente de la lluvia, para posteriormente poder ser utilizada para los usos designados. El volumen del deposito depende de 3 factores:

  • Superficie de captación de agua pluvial del sistema.
  • Precipitación media de la zona donde se ubica el sistema.
  • Demanda instalada, aparatos conectados al sistema.

Agua que podemos recoger anualmente podemos calcularla con la siguiente formula:

A = F x M x P

F: Factor de la superficie de recogida
M: m2 de superficie de recogida.
P: Pluviometría anual media de la ubicación.

Para calcular las medidas del deposito de almacenamiento, se puede utilizar la siguiente tabla, aunque se recomienda instalar un volumen algo superior:

N x E / 365 días

N = Necesidades de agua no potable en una instalación
E: periodo entre lluvias 30-45 días (dependiendo de la climatología)

Los elementos de captación, filtración, almacenamiento, impulsión, conducción,
evacuación y entrega de aguas pluviales, deben ser independientes del sistema de agua potable evitando riesgo de conexiones cruzadas.

Los lugares de captación, filtración, almacenamiento, impulsión, conducción,
evacuación y entrega de aguas pluviales, deben estar convenientemente señalizados
para que puedan ser identificados como tales de forma fácil e inequívoca (punto 2.2 de la sección HS4 del Código Técnico de la Edificación). Ello puede hacerse mediante etiquetas o cualquier medio perenne con un texto y/o icono que así señalice que son elementos que contienen aguas pluviales según las disposiciones vigentes en cada momento.

Los elementos a instalar deben ser ubicados en espacios adecuados que contemplen su fácil acceso para su mantenimiento habitual y en caso de avería fortuita del sistema.

Aguas Grises

Los equipos de depuración de aguas grises son estaciones de tratamiento y reutilización de las aguas procedentes de duchas, bañeras y lavabos; estas aguas una vez tratadas, tienen como finalidad básicamente su reutilización para cisternas de inodoros, limpieza y riego de zonas de ocio (parques, jardines, …). La diferencia de las aguas grises es que no contienen Coliformes Fecales, como en el caso de aguas negras.

Los beneficios de la reutilización de las aguas grises incluyen un menor uso de las aguas potables, un menor caudal de las plantas de tratamiento, una purificación altamente efectiva, una solución para aquellos lugares en donde no puede utilizarse otro tipo de tratamiento, un menor uso de energía y sustancias químicas por bombeo y tratamiento.

Hay que tener en cuenta que aunque las aguas grises normalmente no son tan peligrosas para la salud o el medio ambiente como las aguas negras, provenientes de los retretes, poseen cantidades significativas de nutrientes, materia orgánica y bacterias, por lo que si no se realiza un tratamiento eficaz previo a su descarga o reutilización, causan efectos nocivos a la salud, contaminación del medio y mal olor.

Los ámbitos de aplicación de las aguas grises son:

  • Viviendas: urbanizaciones, apartamentos, edificaciones verticales,…
  • Turismo: hoteles, campings, casas turismo rural, ..
  • Administración: escuelas, oficinas,…
  • Ocio: complejos deportivos, piscinas,…

También existen sistemas para recuperar el calor del agua, proveniente de las duchas.

Los posibles beneficios ecológicos del reciclaje de aguas grises incluyen:

  • Baja extracción de agua dulce de los ríos y acuíferos
  • Menor impacto de tanques y cámaras sépticas y menor inversión en plantas de tratamiento urbanas.
  • Tierra vegetal nitrificación
  • Reducción del uso de energía y la contaminación química de tratamiento
  • Recarga de acuíferos
  • Aumento del crecimiento de las plantas
  • Recuperación de nutrientes
  • Una mayor calidad de superficie y subterránea

Nuestros Productos

Las aguas grises tienen una contaminación microbiológica muy inferior a las aguas negras, por eso se pueden utilizar para recuperar en usos no sanitarios. Nuestros equipos utilizan la tecnología de ultrafiltración cerámica, con volúmenes de recuperación desde 5 m3/día. Es un sistema muy rentable, ya que el coste del agua recuperada es de unos 0,20.-€/m3.

El agua pluvial es de baja contaminación por lo que utilizamos sistemas de filtración que evitan que puedan pasar los sólidos en suspensión que puedan venir por factores de arrastres. De esta forma se evita contaminar los depósitos de agua recuperada y evitan atascos en los circuitos de agua recuperada. También disponemos de unos filtros con una construcción especifica para retirar hidrocarburos y también existen modelos para reducir la contaminación de metales pesados como Cu y ZN.

Gestión Eficiente: Soluciones Oxidine

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúas navegando, implica que las aceptas y estás de acuerdo con nuestra política de cookies.